R(e)voluciona tu cultura preventiva a partir de la ergonomía

Tiempo de lectura: 3 minutos

La creatividad es el poder de conectar lo aparentemente inconexo

William Plomer

Antes de empezar a leer…

Quiero empezar el post de una manera diferente y antes de continuar leyendo te invito a coger lápiz y papel y pensar unos momentos sobre qué cosas te sugiere a ti, a “modo titular”, la palabra ergonomía… El objetivo de este ejercicio no es otro que hacerte reflexionar sobre este concepto y en cómo ayuda a tu organización a mejorar en el día a día.

¿Lo tienes? Seguimos entonces…

Posturas forzadas, manipulación de cargas, movimientos repetitivos, esfuerzos, trastornos musculoesqueléticos, adecuación y adaptación del puesto, espalda, higiene postural, sillas de oficina…éstas son algunas de las asociaciones más comunes, y efectivamente todas “son” ergonomía, pero la cuestión es, ¿están todas las que son? Si en tu lista no han aparecido conceptos como rendimiento operacional, productividad, trabajo real, diseño, aprendizaje, liderazgo, compromiso, participación, pensamiento sistémico te invito a que sigas leyendo y conozcas todo el potencial de esta disciplina y cómo a través de ella se puede revolucionar la cultura en seguridad y salud de nuestra organización.

¿Qué es la ingeniería del factor humano o ergonomía? 

Si cogemos la definición de la Asociación Internacional de Ergonomía, la ergonomía se ocupa de la interacción entre las personas y otros elementos del sistema con doble objetivo: optimizar el bienestar de las personas y el rendimiento de todo el sistema. Y en esta definición, las INTERACCIONES (con mayúscula) son la clave, es decir, cómo “conectan” los distintos elementos del sistema a diferentes niveles, desde interacciones simples, como puede ser tirar de una palanca, a combinaciones más complejas como la comunicación de equipos o la gestión de equipos remotos.  

El análisis de estas INTERACCIONES nos permite diseñar distintos aspectos de la organización: elementos físicos (equipos, letreros, procedimientos…), entornos (diseño de instalaciones), planificación de la actividad organizativa (por ejemplo, supervisión, formación, comunicación…), organización del trabajo (ritmo, tiempo, secuencia, variedad, lista, tareas críticas…), aspectos emergentes de organizaciones y grupos (cultura, carga de trabajo, confianza, trabajo en equipo, relaciones…).

Esta es una visión mucho más integral de lo que se le suele suponer, una ergonomía con un planteamiento sistémico y, como no, centrado en las personas. Realmente tiene un enfoque muy cercano a todas las corrientes actuales de seguridad y salud (HOP, Safety II, Safety Differently, Vision Zero…) de las que ya hemos hablado en incontables ocasiones, y centra el aprendizaje de la organización en el análisis del trabajo cómo realmente se hace (trabajo real) y no como imaginamos que se hace (trabajo prescrito). 

¿Qué mejoramos desde la ergonomía?

  • Bienestar del trabajador. Esta es la parte “clásica”, la más conocida. Las intervenciones ergonómicas están relacionadas con la reducción del riesgo por TME, del absentismo y de la rotación de empleados, y también con la reducción de costes.
  •  Rendimiento operacional, el Human Performance. El resultado de trabajar desde la ergonomía es una mejora global del puesto de trabajo, tanto desde el punto de vista de la seguridad y salud, como de la productividad y de la calidad. 
  • Desarrollar el Aprendizaje organizacional hacia un aprendizaje continuo, flexible y adaptativo. Se trata de encontrar metodologías que permitan extraer el conocimiento existente e incorporarlo al know-how de la organización.  
  • Compromiso de los trabajadores e implicación de la dirección, el liderazgo en todas las capas de la organización, Una de las claves de éxito de estos programas reside en involucrar y empoderar a los trabajadores de primera línea como verdaderos.

¿Cómo lo hacemos?

Una estructura de equipos de trabajo con una dinámica de funcionamiento basada en metodologías de pensamiento de diseño (Design Thinking) y de resolución creativa de problemas (ACPS) permite extraer todo el conocimiento y experiencia de las personas que integran la organización. Estos procesos de co-creación dan lugar siempre a soluciones ergonómicas más efectivas y “más aceptadas”, además de “sumar miradas” a los procesos de mejora.

  • Mejor comprensión de las necesidades.
  • Mejor comunicación.
  • Mejor alineación entre las partes y con la estrategia de la organización.
  • Impulso del talento individual y fomento de la inteligencia colaborativa.
  • Mayor sentimiento de pertenencia.

Y ahora, ¿te sigue sugiriendo lo mismo la palabra ergonomía?

¿Tú también quieres ir más allá en el enfoque hacia la ergonomía? ¡Solicita tu plaza para la próxima sesión del taller Ergonomía: (R)evoluciona tu cultura preventiva, las plazas son limitadas! Y si crees que podemos ayudarte a dar un paso más para fortalecer la Cultura de Seguridad de tu organización, ¡contacta con nosotros!

Suscríbete a Prevenblog

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Al aceptar el uso de cookies está de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies requeridas técnicamente.
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec
  • euconsent
  • euconsent-v2
  • googleConsent
  • userld
  • devicePixelRatio
  • dfpestid
  • _stidv

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
X