¿Medicina del trabajo o Vigilancia de la salud? (I)

Tiempo de lectura: 3 minutos

La aprobación, en 1995, de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y todo su extenso desarrollo normativo posterior significó un momento trascendental en la protección y prevención de la salud de los trabajadores y trabajadoras.
La creación de los servicios de prevención significó el reconocimiento que para una eficaz prevención es imprescindible la multidisciplinariedad de sus componentes y la interdisciplinariedad de sus actuaciones. De una histórica medicina de empresa (creación en 1956 de los servicios médicos de empresa) pasamos al imprescindible y a veces no fácil trabajo en equipo de los técnicos de seguridad en el trabajo, higiene industrial, ergonomía y psicosociología y medicina del trabajo.
Las principales funciones de la medicina del trabajo (médicos y enfermeros del trabajo) son la vigilancia de la salud de los trabajadores, el seguimiento de los daños a la salud relacionados con el trabajo, la identificación, valoración y seguimiento de grupos vulnerables como embarazadas y lactantes, la promoción de la salud en el trabajo y otras actividades como los primeros auxilios, las vacunaciones, o la participación junto al resto de integrantes de los servicios de prevención en la evaluación y control de riesgos o el asesoramiento al empresario y trabajadores.

Volviendo al título de este artículo comprobamos que la disciplina preventiva es la medicina del trabajo y seguramente su principal función, la vigilancia específica de la salud, es decir, realizada en función de la exposición a unos riesgos y evitando utilizar instrumentos inespecíficos que no detectan adecuadamente la relación con el trabajo. La vigilancia de la salud es uno de los pilares de la prevención de riesgos laborales, su objetivo principal es la detección precoz de daños a la salud derivados del trabajo y aun siendo una actividad sanitaria debe formar parte de un trabajo interdisciplinar en su diseño y en sus conclusiones.
El empresario tiene la obligación de garantizar a los trabajadores la vigilancia periódica de su salud y esta vigilancia entendida como un deber para el empresario es, salvo excepciones, un derecho para el trabajador que podrá decidir si voluntariamente se somete a ella o justifica su renuncia.
La principal herramienta de la vigilancia, aunque no la única, son los exámenes de salud en sus distintas modalidades: iniciales, periódicos, de retorno al trabajo, especiales,… pero no podemos olvidar sino que incluso debemos potenciar otros instrumentos como los cuestionarios, las consultas espontáneas, el estudio de las incapacidades laborales por contingencias comunes,… y, finalmente, el estudio de los datos agrupados de la vigilancia individual, es decir, la vigilancia poblacional o epidemiológica.
Es fundamental para la efectividad de un programa de vigilancia de la salud la preservación de los derechos individuales básicos de los trabajadores. Los aspectos éticos se encuentran perfectamente establecidos por organismos internaciones con la International Commission on Occupational Health (ICOH) en su Código Ético. El derecho a la intimidad de los trabajadores y a la confidencialidad de la información sobre su salud individual son principios éticos fundamentales y regulados.
Otro aspecto ético importante, y como mencionábamos al principio del artículo, es el derecho de los trabajadores  a la vigilancia de la salud a cargo del empresario y con el consentimiento del trabajador salvo que dicha vigilancia sea obligada por establecerlo una disposición legal, o imprescindible para evaluar los efectos de los riesgos laborales en el trabajador o por la influencia de su estado de salud en los demás trabajadores.
El servicio de Medicina del Trabajo de PrevenControl dispone de un equipo de profesionales altamente cualificados para atender los requisitos de especificidad, inter y multidisciplina, bajo rigurosos criterios éticos de actuación, que garantiza a empresarios y trabajadores un eficaz sistema de vigilancia de la salud.
En próximos artículos expondremos otras actividades del equipo de medicina del trabajo de PrevenControl que da valor añadido a los servicios que prestamos a las empresas.
 

Suscríbete a Prevenblog

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Al aceptar el uso de cookies está de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies requeridas técnicamente.
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec
  • euconsent
  • euconsent-v2
  • googleConsent
  • userld
  • devicePixelRatio
  • dfpestid
  • _stidv

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
X