Herramienta de evaluación de competencias en seguridad y salud

Tiempo de lectura: 3 minutos

El órgano directivo del Fórum PRL de Foment de Treball, analizó en 2021 los retos a los que se debían enfrentar los profesionales de seguridad y salud, y las habilidades clave para afrontarlos. Derivado de ello, se observó una gran oportunidad de mejora en el desarrollo de competencias y habilidades en el profesional de seguridad y salud.
En el siguiente enlace puedes descargar la guía elaborada por Foment de Treball, que habla de los retos y futuro del profesional de HSE.

La mayor parte de los profesionales en seguridad y salud disponen de un alto conocimiento técnico y normativo debido, en gran parte, a la polivalencia de la profesión, pero, ¿se puede decir lo mismo de las competencias que acompañan los aspectos relacionales de los profesionales de seguridad y salud?

Las organizaciones, hoy más que nunca, son entornos cambiantes y es por ello por lo que el líder debe saber ser flexible y adaptarse al igual que lo hace la organización y, por tanto, las personas que forman parte de ella. En este escenario, la comunicación, la resiliencia y la influencia son, entre otras, competencias relevantes y fundamentales para trabajar la cultura preventiva, pasando del plano técnico y tradicional al plano del factor humano, donde confluyen las personas y el contexto organizacional.

Debido a todo lo anterior, se ha desarrollado una herramienta de evaluación de competencias, que nace con el objetivo de realizar un autodiagnóstico de las competencias y establecer un plan de acción para la mejora.
Todo líder de seguridad y salud debe plantearse dos reflexiones:

  • ¿Me considero líder de seguridad?
  • ¿Me consideran líder de seguridad?

Se ha trabajado con 6 competencias, tres transversales y 3 específicas para el ejercicio del liderazgo de seguridad y salud.

Comunicación: se contempla, desde este punto de vista, como la capacidad de interaccionar con otras personas, lo que comprende, tanto la expresión como el entendimiento mediante el lenguaje verbal, no verbal y escrito, a la hora de transmitir los mensajes de seguridad y salud, de manera comprensible, y con un vocabulario adaptado al receptor, siempre confirmando que ha sido entendido.

Empatía: darnos cuenta de lo que sienten los demás sin necesidad de que nos lo digan, gracias a la detección de señales tanto en el comportamiento, como en la expresión emocional, la escucha activa, comprendiendo las necesidades y sentimientos de otras personas. La escucha activa, el entendimiento y comprensión son claves.

Resiliencia: está compuesta por un conjunto de aspectos complejos pero fundamentales para afrontar el día a día. Gestión emocional, afrontamiento de situaciones complejas y cómo encontrar soluciones a problemas del día a día, aceptando que puede haber diferentes aspectos que se quedan fuera del propio control. La resiliencia supone el aprendizaje y crecimiento continuo a través de la experiencia de una vida activa y cambiante.

Influencia: podríamos hablar de “generadores de emociones”. Digamos que tiene la capacidad de despertar ciertas emociones, como el entusiasmo y aceptación de nuevos retos, entre otras, con el objetivo de que sean otras personas las proactivas no solo en el cumplimiento de la seguridad y salud, sino también siendo altavoces para su difusión.

Negociación: no solo está dirigida a la habilidad para crear un ambiente propicio para la colaboración y lograr compromisos duraderos que fortalezcan una relación, sino que además, se hace necesaria la capacidad para dirigir o controlar una discusión,
comunicándose de manera asertiva para el logro de los objetivos.

Liderazgo: resumidamente hablaríamos de la integración de las competencias comentadas anteriormente, pero además, yendo un paso más allá en el área relacional con las personas, el líder de seguridad y salud, no solo moviliza la energía de los demás, ni tienen visión de futuro, sino que se acerca de manera sincera a las personas, proporcionando soporte no solo técnico, sino también emocional, de manera sentida y sincera.

Una vez cumplimentadas las 18 preguntas que ofrece la herramienta, se proporciona un plan de acción que ayude al usuario a reflexionar acerca del ejercicio del liderazgo en seguridad y salud que lleva a cabo en su día a día.

Así, el ejercicio del liderazgo de seguridad y salud no se reduce a una simple ejecución de competencias, sino que irá evolucionando como evoluciona la organización, sabiendo y teniendo en cuenta 3 aspectos clave:

  • El liderazgo comienza haciendo consciente quién es uno mismo dentro de la organización
  • El papel del técnico y profesional de seguridad y salud es clave en la evolución de la cultura de seguridad y salud.
  • Se hace imprescindible la ruptura de creencias limitantes que acompañan el ejercicio del liderazgo en seguridad y salud, así como las propias barreras que obstaculizan la evolución de la cultura.

Aquí podéis acceder a la herramienta.

Contacta con nosotros

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Al aceptar el uso de cookies está de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies requeridas técnicamente.
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec
  • euconsent
  • euconsent-v2
  • googleConsent
  • userld
  • devicePixelRatio
  • dfpestid
  • _stidv

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
X