Claves para la selección de una solución informática de Seguridad y Salud Laboral (IV)

Tiempo de lectura: 3 minutos

Si hemos seguido las recomendaciones descritas en los post I, II o III anteriores, estaremos frente a nuestro ordenador listos para empezar a sacar el máximo partido del nuevo software seleccionado. ¿Qué hacemos ahora? No es recomendable empezar a introducir datos de manera inmediata y esperar “a ver qué sale” una vez estén todos cargados en nuestra aplicación.

Si hemos seguido las recomendaciones descritas en los post I, II o III anteriores, estaremos frente a nuestro ordenador listos para empezar a sacar el máximo partido del nuevo software seleccionado. ¿Qué hacemos ahora? No es recomendable empezar a introducir datos de manera inmediata y esperar “a ver qué sale” una vez estén todos cargados en nuestra aplicación.

 Escucha la lectura de este artículo

 

Si hemos seguido las recomendaciones descritas en los post I, II o III anteriores, estaremos frente a nuestro ordenador listos para empezar a sacar el máximo partido del nuevo software seleccionado.

¿Qué hacemos ahora?

No es recomendable empezar a introducir datos de manera inmediata y esperar “a ver qué sale” una vez estén todos cargados en nuestra aplicación.

Daremos algunas indicaciones para conseguir que nuestra solución de gestión de la seguridad y salud nos aporte los beneficios que esperamos en términos de usabilidad, gestión y reporte de resultados.

Explotación de datos y reporte de indicadores

Podemos empezar por definir los datos clave. La herramienta debe optimizar la gestión preventiva del día a día y además ayudar a dar un salto cualitativo en relación a la explotación de datos y el reporte de nuestras conclusiones.

Debemos pensar la mejor manera de registrar:

  • Los datos de puestos de trabajo.
  • Los riesgos y las acciones correctivas o preventivas para su gestión posterior.
  • El contenido y finalidad de las visitas de seguridad.
  • Los tipos y vías de participación de los trabajadores.
  • Los protocolos de comunicación e intercambio de documentación con nuestros proveedores.
  • La metodología de notificación o investigación de los accidentes de trabajo.

Todo ello orientado a simplificar la gestión de nuestro sistema y automatizar la obtención de indicadores activos y reactivos, cualitativos y cuantitativos de nuestra gestión tales como:

  • Número, tipología y estado de acciones correctivas implantadas, en curso, o anuladas.
  • Grado de avance y eficacia de dichas medidas.
  • Participación e implicación de las personas integradas en la gestión preventiva a través de las tareas que tengan asignadas.
  • Grado de participación de los trabajadores u otras partes externas interesadas a partir del estudio de sus aportaciones al sistema.
  • Controles activos del sistema previstos y/o realizados, valoración cualitativa objetiva de la eficacia de cada auditoria, inspección o visita de seguridad.
  • Horas de formación previstas, realizadas o porcentaje de trabajadores formados
  • Porcentaje de documentación aportada por cada contrata y estado de la misma.
  • Índices tradicionales de siniestralidad actualizados en tiempo real y con posibilidad de evaluación por periodos temporales,

La disponibilidad de estos datos en soporte digital nos debe permitir la modificación de datos y la actualización de estos indicadores en tiempo real y sin necesidad de trabajos administrativos sin valor añadido adicional.

Si además podemos disponer de estos indicadores en formatos gráficos y fácilmente comprensibles, estaremos logrando que la gestión de nuestra actividad pueda tener una mayor visibilidad y repercusión en nuestra compañía.

Parametrización de alertas

Es importante también definir y parametrizar el sistema de alertas y avisos de nuestro sistema.

Cada organización tiene sus propios puntos críticos que desea monitorizar y controlar.

Si están bien definidas, la herramienta que usemos nos informará del estado de los elementos clave sobre los que debemos dedicar nuestra atención, tiempo y recursos.

Aspectos clave como pueden ser:

  • Asegurarnos que las nuevas incorporaciones disponen de la información de riesgos de sus puestos de forma inmediata, clara y con acuse de recibo
  • Mantener actualizada la formación periódica de los trabajadores.
  • Garantizar que las acciones correctivas se implantan en el plazo definido.
  • Realizar las inspecciones de seguridad con la periodicidad establecida.
  • Monitorizar la caducidad y reposición de equipos de protección individual.
  • Anticipar la caducidad de los registros facilitados por la contratas y mantener nuestra documentación de CAE actualizada en todo momento.
  • No dejar incidentes o accidentes sin investigar.

Quedarán controlados de manera eficaz, limitando la posibilidad de olvidos y consiguiendo que centremos nuestros esfuerzos y recursos en nuestros objetivos de gestión.

Cuando estas alertas lleguen a otras personas de la compañía y no solo a los técnicos de departamento de H&S, podremos conseguir la tan buscado (y pocas veces encontrado) integración real de la prevención.

En tal sentido, rigurosos estudios como Informe “Health & safety Risk at the workplace: a joint analysis of three major surveys” de la European Agency for Safety And Health at work ya describen la relación directa entre el compromiso y la representación de los trabajadores en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo y el incremento significativo en la probabilidad de que una empresa implemente buenas prácticas preventivas.

Soporte y mantenimiento

Como colofón, sería conveniente contar con un servicio de soporte y mantenimiento debidamente dimensionado a nuestras necesidades.

El soporte debe ser accesible con los medios habituales de los que disponemos (correo electrónico o teléfono) y resolutivo  para responder las dudas acerca del funcionamiento del software.

Debe contar con un servicio de mantenimiento que garantice su funcionalidad y nos proporcione soluciones ágiles y rápidas cuando se produzca algún error o incidencia informática.

Debe incluir la mejora evolutiva de nuestra herramienta.

Así, tendremos la seguridad que nuestra solución crecerá con nosotros y se podrá adaptar a los cambios que vendrán en el futuro de la gestión preventiva.

Con este post se finaliza la serie de 4 que hemos dedicado a la propuesta de consejos y recomendaciones para la mejor selección, instalación y explotación posible de nuestra herramienta de gestión informática de seguridad y salud en el trabajo.

Suscríbete a Prevenblog

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

¿Quieres saber más sobre Cultura de Seguridad?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Al aceptar el uso de cookies está de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies requeridas técnicamente.
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec
  • euconsent
  • euconsent-v2
  • googleConsent
  • userld
  • devicePixelRatio
  • dfpestid
  • _stidv

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
X