Si quieres un lugar de trabajo agradable, no uses el móvil en exceso

Tiempo de lectura: 3 minutos

El uso de tecnologías está tan integrado en nuestra sociedad que se nos hace inimaginable vivir en un lugar sin acceso a internet o no disponer de un ordenador en casa. Es más, ¿cuántas veces hemos regresado a casa, independientemente de la prisa que tuviéramos, porque nos habíamos dejado el teléfono?
Mires donde mires es fácil encontrar a gente paseando mientras habla por su móvil, turistas que fotografían paisajes con sus tablets o jóvenes realizándose autofotos con sus smartphones. De hecho, podríamos asegurar que el aparato tecnológico que más presencia tiene en nuestro día a día es el teléfono móvil. De hecho, España es el país que supera con creces la media europea de dispositivos móviles por persona: el 96% de nuestros habitantes tiene uno, el 26% de los usuarios dos y un 2% llega incluso a contar con tres terminales.
A parte del uso personal que se les de a estos aparatos, en el terreno laboral han supuesto una gran ayuda y una herramienta de la que hoy no podríamos prescindir. Consultar el correo, enviarnos mensajes con nuestros colegas o superiores, o realizar reuniones por videoconferencia son algunas de las utilidades más comunes aplicadas al trabajo que los smartphones ofrecen.
No-Phone-Zone-Sign-S-7318
Ahora bien, por mucha funcionalidad que se les de en este aspecto, no siempre es del agrado de los demás el tener a un compañero constantemente pendiente del móvil.  Los primeros trabajos en torno a esta cuestión ya se han llevado a cabo, y los resultados no dejan en muy buen lugar a los trabajadores que viven pendientes de un beep. Emplearlos en exceso favorece la aparición de tensiones que acaban creando un mal ambiente de trabajo.

Los datos ofrecidos por el estudio realizado por la University of Southern California’s Marshall School of Business dicen la mayoría de superiores y compañeros de edades más avanzadas consideran inapropiado comprobar el correo o leer sms’s en una reunión de trabajo. Incluso algunos de estos profesionales aseguran que dentro del listado de comportamientos a evitar en una reunión se encuentra el del uso del Smartphone o de las tablets.

A continuación, se detallan las opiniones al respecto:
–          Un 86% considera inapropiado responder llamadas de teléfono en una reunión
–          Un 84% considera inapropiado escribir mensajes o correos en una reunión
–          Un 75% considera inapropiado leer mensajes o correos en una reunión
–          Un 22% considera inapropiado usar los smartphones en reuniones
El razonamiento a esta contrariedad viene dado por la sensación del resto de personas que están compartiendo el espacio con un trabajador que está pendiente del móvil. Ya sean cargos superiores o compañeros, todos coinciden en que estar manipulando el teléfono mientras otros hablan demuestra una falta de respeto y de atención hacia la persona que está llevando las riendas del encuentro. Y esa sensación acaba generando un mal ambiente de trabajo que será más propicio a los desencuentros y malos entendidos.

También cabe añadir que las opiniones al respecto del tema tratado varían en función de la edad de a quien se pregunta. Los trabajadores mayores de 40 años son los que se postulan en su mayoría como contrarios a la utilización de los móviles en el trabajo, mientras que los que son más jóvenes creen que esa actividad es de lo más normal.

Hay un punto que debemos tener en cuenta y que el estudio sobre el que versamos estas informaciones destaca: quienes más emplean los smartphones en estos contextos son los jóvenes, cuyas carreras y ascensos están en manos de los superiores que, por regla general, son las personas de mayor edad de las empresas. Por tanto, deben vigilar e intentar no generar una imagen de despreocupados y desatentos que no se corresponde con la realidad por culpa de un uso constante del teléfono móvil.
Ayudar a crear un ambiente de trabajo favorable es fácil si se hace uso del smartphone de forma controlada y respetuosa. Aunque algunos empresarios ya han tomado iniciativas curiosas pero efectivas para evitar las distracciones en reuniones por culpa de los aparatos tecnológicos. Una cesta en la puerta de la sala y un cartel al estilo del viejo oeste que dice  “Dejad las pistolas fuera”, junto con un dibujo de estos dispositivos, resulta un llamativo toque de atención. Pocos no se darán por aludidos.

Suscríbete a nuestras

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Quieres saber más sobre

¿Quieres saber más sobre

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Al aceptar el uso de cookies está de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies requeridas técnicamente.
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec
  • euconsent
  • euconsent-v2
  • googleConsent
  • userld
  • devicePixelRatio
  • dfpestid
  • _stidv

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
X